jueves, 18 de septiembre de 2008

Teodora Brunn.


Un dibu sobre un texto que no es mío, un personaje con quien estoy deseando volver a toparme.

"Respondo al nombre de Teodora Brunn, última heredera del ducado Aquora, suelo encubrir mis apellidos pues mis posesiones han sido arrebatadas vilmente y mi familia asesinada.

El ducado de mi estirpe está en Hombaro Prime (antiguamente Los Ducados Aquila) una región de extremo clima…inviernos muy fríos y helados, veranos secos y calurosos. Por ello nuestra gente son gente de tiempos medios, templada y paciente…otoños suaves y primaveras agradables que se plasman en el temperamento de nuestra gente. No somos muchos, pero somos suficientes. Vivimos de la agricultura, de la ganadería, de la pesca y de la minería. Suministramos la comida y la bebida a los ducados limítrofes; pero por lo que realmente nos valoran es por la raíz de Calande, una planta con propiedades curativas que se usa de mil formas para mil remedios; una raíz cuyo néctar es necesario para los monjes del Monte de Moloch o los Dotados de Thamber, sin el cual no podrían realizar muchos de sus rituales. Durante siglos, nuestro pueblo cuidó y recolectó esa planta atendiendo que no muriera de frio en invierno y de calor en verano. Tiene un ciclo de vida muy corto y es muy sensible a los cambios…durante décadas esos trabajos recayeron en las mujeres de nuestro linaje sin que pasara un solo año sin que nuestro ducado pudiese ofrecer la raíz a quien la necesitase para buenos fines.
Hace mas de cuatrocientos años nuestro ducado conoció el esplendor en todas las artes importantes, un poder alcanzado gracias a mi antepasada la Última Duquesa Madre Leonora Brunn, una mujer de gran valía que rompió la tradición de la Descendencia de pasar los títulos y honores a los descendientes femeninos, la duquesita Feodora no pasó de los quince años y al Última Duquesa Madre no pudo dar mas hijas al Ducado pues murió asesinada en extrañas circunstancias días mas tarde que su hija.
Ahí comenzó el declive de nuestro ducado. El principal rasgo de distinción de nuestra raza: los sueños premonitorios o una capacidad de visión predictiva, que se heredaba genéticamente por línea femenina se perdió durante siglos sin esperanza de poderse recuperar. Sin embargo, mi ama de cría, convencida de que la raíz de Calande podría hacer despertar ese don en mí, me administró en pequeñas dosis el néctar de la raíz con la esperanza que surgiera en mí ese poder…dormido durante cientos de años.
Y anoche he soñado."

6 comentarios:

marifris dijo...

Dios...que vergüenza, leer eso aquí. No soy digna, no soy digna!...
:-)
Hum...
Teodora es un personaje muy importante para mi.

Álvaro dijo...

Como que no eres digna!!
Mal! Disco malo!!!

Quislant dijo...

Hola Alvaro!!Muy guay Prime Time Holocausto,creo que es el mejor cómic que has hecho, aunque se echa de menos a Arkadi y compañía... A ver cuando volvemos a rolear y me puedo enfundar en la piel del padre Goodlove de nuevo!

Álvaro dijo...

En breve, en breve. Que sepas que ya estoy escribiendo la continuacion de la saga de Tamhber...

Sanatos Scortado dijo...

Al final no lo hago pero he tratado de escribir las partidas, es una pena que se pierdan tan buenos, y épicos momentos... como lagrimas en la lluvia... yo he visto arder naves orbitando Mundo Ataud... en fin... ya sabes...

A.W. dijo...

Esto me gusta y lo que acabo de descrubir de casualidad! Larga vida al duo B&B!